La revolución digital en España (1998 – 2015)

Periodista, escritor y profesor. Nació en Madrid en 1963. Es Doctor y Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad ejerce como profesor de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Como investigador, es autor de varios libros y documentales sobre actualidad política, comunicación y cultura.


RESUMEN
A lo largo de los últimos veinte años el sector de los medios de comunicación en España ha sufrido un vuelco radical debido a la crisis que se precipitó entre 2008 y 2013, a la irrupción de las nuevas tecnologías vinculadas a internet y las redes sociales, y al estallido de los movimientos sociales que han dado lugar a la aparición de nuevos partidos políticos. Ese proceso ha dejado en la calle a más de 11.000 periodistas y ha provocado la aparición de más de 450 nuevos medios digitales, transformando por completo el mapa y la configuración de los medios en España, a través de lo que ya representa una verdadera revolución digital.
ABSTRACT
Throughout last twenty years the sector of the mass media in Spain has suffered one I overturn radically due to the crisis that one precipitated between 2008 and 2013, to the irruption of the new technologies linked to Internet and the social networks, and to the snap of the social movements that have given place to the appearance of new political parties. This process has left in the street more than 11.000 journalists and has provoked the appearance of more than 450 new digital means, transforming completely the map and the configuration of the means into Spain, across what already it represents a real digital revolution.

La historia de la transformación de los medios de comunicación tradicionales y de la creación de las nuevas publicaciones multimedia en España se remonta a finales del siglo pasado, cuando las principales empresas del sector dan a luz a sus hermanas digitales entre los años 1998 y 2000, y aún antes, en 1994, a través de casos precoces y excepcionales como Hispanidad, el blog fundado en 1996 por Eulogio López, periodista económico de la revista Tiempo, que se dio cuenta pronto de las posibilidades que ofrecía internet para iniciar aventuras con personalidad propia, que ahora acaba de cumplir 20 años de vida marcando el camino a la multitud de confidenciales dirigidos por profesionales veteranos que poco después han inundado la escena mediática española.

Son los años en que se producen los primeros intentos de integración de las nuevas tecnologías vinculadas a internet en el seno de las viejas redacciones analógicas, cuando Unedisa, hoy Unidad Editorial, editora de El Mundo, pone en marcha Mundointeractivos (1998), y el Grupo Prisa, editora de El País, funda Prisacom (2000), los dos intentos más conocidos y serios por trasladar los contenidos tradicionales del papel a la red. Por su parte, Recoletos Medios Digitales, Editorial Prensa Ibérica, Recursos en la Red y el Grupo Zeta, con Zeta Digital, iniciaron el mismo camino.

En 1998 también arranca Estrella digital, que se presenta como el primer diario digital en español, dirigido por Pablo Sebastián, que se consolida hasta que la salida del propio Sebastián en 2009 y las deudas en 2012 dejan tocado el proyecto que aún subsiste aunque en posiciones discretas del ránking digital.

Se trata de un periodo en el que las redacciones tradicionales empiezan a trabajar con unos cuantos elementos dedicados a internet. La primera sección que se incorpora a los nuevos tiempos en periódicos como El Mundo es la de Infografía, cuyos integrantes se esfuerzan por presentar de forma gráfica la información que se va produciendo sobre los atentados de ETA, determinados accidentes o informaciones susceptibles de ser explicadas mediante gráficos.

Los primeros esfuerzos de estos profesionales en internet se centran en la confección de especiales sobre determinadas conmemoraciones o efemérides, es decir, los temas que permiten una cierta preparación con tiempo por delante para ofrecerlo a través de la incipiente presencia de esos medios en internet.

Esas primeras redacciones digitales incorporan a grupos pequeños de redactores, infógrafos e informáticos, de entre diez y quince personas que poco a poco van aumentando sus efectivos hasta albergar unos 60 trabajadores dedicados a la confección de material procedente del periódico para internet.

El principal escollo que se encuentran estos equipos es el de la conexión del sistema de producción de información del periódico tradicional con la nueva plataforma de internet. En un principio, estos equipos dependían de la capacidad de producción informativa de la redacción tradicional. Constituían un anexo a la redacción analógica que se encargaba de trasladar determinados contenidos a la red. Este era el caso de Mundointeractivos, la redacción digital de El Mundo que fue creciendo exponencialmente hasta separarse definitivamente de la redacción analógica y formar un conglomerado más numeroso que el de la propia redacción tradicional.

Poco después, el reto consistió en integrar las dos redacciones en una, como antaño hiciera Los Angeles Times, como pionero de las llamadas redacciones multimedia que empezaron a formarse a principios de siglo en el seno de los principales medios analógicos.

En esos años se produjo una significativa guerra entre Prisacom y Mundointeractivos que se saldó en un primer momento con el fichaje, en junio de 2000, de Mario Tascón, director de publicaciones digitales del grupo Unidad Editorial, que pasó a ser director de contenidos de Prisacom, y encargado de integrar todas sus publicaciones –El País, Cinco Días, diario As, Cadena SER, Cadena 40, Plus.com, Santillana, Crisol, Alfaguara, etc.– en una gran plataforma digital.

El puesto de Tascón en El Mundo lo ocupó Gumersindo Lafuente, un periodista formado en el seno del Grupo Prisa, pero que en el año 2000 trabajaba como responsable de La Revista en Unidad Editorial. Lafuente logró que el sistema de producción digital de El Mundo no decayera sino que se mantuviera y superara al de Prisacom, constituyendo, junto a Tascón, en uno de los gurús periodísticos de los nuevos medios digitales..

Por entonces hubo otros proyectos digitales, como el DAB (Digital Audio Broadcasting) basados en los mismos principios principios digitales para las emisiones de radio que fracasaron por la incapacidad de los grupos multimedia existentes de ponerse de acuerdo para incorporar nuevos receptores al mercado, lo que impidió al público acceder con normalidad a estas emisiones y por tanto proporcionar los necesarios ingresos publicitarios  al sector. Este proceso fue similar al de la implantación de la TDT en España, pero fracasó estrepitosamente por la falta de experiencia y sobre todo por el escaso valor añadido que ofrecía el sistema a las emisiones tradicionales.

Sin embargo, todo indicaba que el sector estaba cambiando a marchas forzadas. La digitalización de los medios de comunicación era ya imparable, aunque todos los medios trataban de averiguar cómo incorporar nuevos formatos a través de los instrumentos que permitían internet y los nuevos multiplexores de emisiones digitales.

Desde el punto de vista informativo, el atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 marca un antes y un después en la transformación tecnológica y la actitud del público hacia los medios, al provocar un interés inusitado por la última hora que los periódicos tradicionales aún no pueden satisfacer.

Como parte fundamental de este cambio aparecen los propios ciudadanos, cuando el 13 de marzo de 2004 miles de manifestantes se concentran frente a la sede nacional del Partido Popular durante la jornada de reflexión previa a las elecciones generales, convocados a través de SMS para reclamar al Gobierno la verdad sobre el 11-M. El mensaje y su impacto anticipaban el fenómeno de los 140 caracteres cuando ni siquiera existía Twitter.

El fenómeno estalla por tanto en 2004, coincidiendo con el nacimiento de Facebook ese mismo año y poco antes de que surjan otros potentes difusores de información viral como el propio Twitter en 2006 y Youtube en 2005, redes sociales que los ciudadanos de a pie empiezan a usar de forma cotidiana a través de sus telefónos móviles para transmitir información, protestas, valoraciones y datos personales en competencia directa con los grandes medios de información.

La intermediación clásica de los medios empieza a sucumbir con el auge de las redes sociales, dando paso al llamado periodismo ciudadano difundido a través de Twitter y de las demás nuevas tecnologías que han ido surgiendo a lo largo de estos años. Pero el cambio iba ha tener un calado mayor. Los nuevos medios ya no basarán su éxito en la oferta de informaciones exclusivas sino en la valoración de la actualidad y en la selección del material que reciben a través de la televisión e internet. Un ejemplo claro es El Huffington Post, que apuesta por destacar lo que pide el público, esto es, un enfoque llamativo de la información, un asunto candente en las redes sociales, etc.

The Huffington Post fue lanzado en 2005 como un colector de comentarios y una alternativa liberal y progresista como alternativa al conservadurismo de esos primitivos agregadores de noticias estadounidenses. Optó por reunir bajo su cabecera los blogs más exitosos del momento, penetrando en un mundo desconocido hasta entonces por la prensa tradicional. En 2011, cuando lo compró el gigante norteamericano Time Warner, ofrecía a sus lectores más de 6.000 blogs.

La versión española, participada en un 50 por ciento por Prisa Noticias, desembarcó en España en 2012 siguiendo el mismo modelo, que cada vez se apoya más  en la analítica web y en los hábitos de consumo de los internautas, a través de la información que proporciona el Big Data, y ofreciendo información enriquecida con entornos multimedia y videos.

La revolución digital ha tenido un impacto fundamental en la organización de las redacciones y en la forma en que se presenta la información, con la inmediatez como bandera. El impacto ha sido tal que todos los esfuerzos se han concentrado en la concepción de nuevos modelos de negocio y en la adaptación de los nuevos instrumentos al negocio de la comunicación. Pero en el camino se ha quedado una de las características fundamentales del periodismo: la obtención de información a través de la investigación.

Los periódicos tradicionales que empezaron a desdoblar sus redacciones de papel para atender la demanda digital, observaron cómo tras el 11-M también se dispararon sus audiencias en internet y cómo los internautas buscaban versiones alternativas en foros de debate y en medios internacionales. Esos usuarios buscaban puntos de vista y valoraciones alternativas a las del Gobierno.

Por otra parte, son los años del auge y caída de los diarios de distribución gratuita en España: Aparece Madrid y M@s (febrero de 2000), comprado por los noruegos de Schibster antes de convertirse en el actual 20minutos en 2001, cuando también nace Metro. En esta época surge, en 2005, el diario QUE!, y en 2006, ADN.es. Aunque apenas una década después, de los cuatro, sólo se imprime 20minutos y sólo sobreviven las versiones digitales de ese diario y de Que.es.

Por tanto, son años de grandes cambios en el negocio de la publicidad que, sin embargo, pasan desapercibidos para los grandes diarios tradicionales, que no calibran bien el calado de la transición que se está produciendo.

Google había irrumpido ya en el año 2000 con Adwords y en 2006 presentaba Google News al tiempo que compraba Youtube en 2006, arrebatando inmediatamente el negocio de los clasificados a los diarios tradicionales.

A partir de ese momento la inversión en medios impresos comienza una caída de la que no se ha vuelto a recuperar, llegando a perder un 40 por ciento de la facturación entre 2007 y 2012. El desastre se hace patente con la descomposición de los gigantes de la comunicación española, con Prisa a la cabeza, que comienza un proceso de desinversiones que le lleva a vender toda su división audiovisual.

Periodistas iniciados en el mundo digital como Gumersindo Lafuente inician entonces aventuras individuales tras abandonar El Mundo en 2006 y fundar Soitu, una plataforma novedosa de contenidos que apuesta por cambiar conceptos clave. Por ejemplo, recomienda enlazar otros medios desde su portada para confeccionar una propia o generar software libre. También monta un widget electoral que permite seguir los resultados de las elecciones del 9 de marzo de 2008 en directo tal y como se iban produciendo, lo que le permitió aumentar su tráfico y mejorar su posicionamiento en Google.

Soitu trató de incorporar nuevos nichos de contenidos, haciendo partícipes a los usuarios. Pero el experimento fracasó y cerró en 2009. Entre 2010 y 2012 Lafuente volvió a El País para superar poco después a El Mundo en internet. En la actualidad colabora en eldiario.es e impulsa la Fundación PorCausa para la investigación social y el periodismo de datos.

Su trayectoria describe a grandes rasgos la evolución del sector en España junto a la de su competidor ocasional, Mario Tascón, autor, junto a Yolanda Quintana, y tras abandonar El País, del libro Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas, en el que cuenta cómo los poderes clásicos han descubierto estupefactos que están perdiendo el control sobre los clientes, los lectores, los espectadores y los propios trabajadores en un contexto novedoso que ya nada tiene que ver con el mapa de los medios tradicionales en España.

En 2007 aparece Bottup.com, la primera plataforma de periodismo ciudadano en español gracias a la novedosa fórmula del crowdfunding. La experiencia es importante porque abre el camino a un nuevo modelo de negocio como el  crowdsourcing en un momento en el que los ciudadanos empiezan a usar las primeras redes sociales para retransmitir informaciones a través de sus teléfonos móviles, sus blogs y Twitter.

Fundada por el periodista Pau Llop, la plataforma  cuenta hoy con una plantilla de más de 2.000 periodistas ciudadanos repartidos por todo el mundo, fundamentalmente España y América Latina, que han producido ya más de 6.000 noticias ciudadanas editadas “profesionalmente”, contrastadas, verificadas, ampliadas, corregidas y, finalmente, publicadas.

En 2009  Mario Tascón pone en marcha Lainformacion.com, un nuevo medio digital basado en tres flujos informativos: los generados por periodistas, buscadores de noticias y usuarios. El proyecto supone una inversión inicial de 26 millones de euros por parte de los principales vendedores de Grupo Recoletos (Kindelán, Infante y García-Hoz).

Por primera vez, las nuevas tecnologías al servicio de los ciudadanos y los proyectos individuales de los periodistas iniciados en el llamado Periodismo 3.0 arrastran grandes inversiones y señalan el camino a los grandes medios, que no tienen más remedio que incorporar novedades a sus sistema de producción de información. Es el momento en que el Grupo Prisa apuesta por el fichaje de gurús extranjeros como Kamal Bherwani y Paul Westhorpe. Bherwani, consejero de información del departamento de Salud y Servicios Humanos de la ciudad de Nueva York,  se incorpora en enero de 2010 como director general del área digital hasta su salida en agosto de 2013, mientras Westhorpe lo hace desde julio 2009 hasta diciembre de 2011 como director general de ventas y de estrategia.

El País toma así un nuevo rumbo basado ya definitivamente en su incorporación al mundo digital, tras la compra en 2010 del grupo por parte del fondo de inversiones norteamericano Liberty.

En marzo de 2010, Unidad Editorial, en colaboración con otras empresas, lanza la plataforma digital de contenidos de pago Orbyt, con la que trata de ponerse al día, coincidiendo con el lanzamiento de los primeros iPad de Apple y con la irrupción de las nuevas aplicaciones móviles, una solución que hoy da acceso a 164 publicaciones de las cuales 117 son revistas, 33 son diarios y 14 son libros.

Por entonces estalla el escándalo de los cables diplomáticos de Wikileaks, la plataforma de filtraciones lanzada en 2006 por Julian Assange que cambia por completo la esencia del periodismo tal y como se conocía hasta entonces.

Wikileaks supera en volumen y en calidad todo lo que se había publicado hasta entonces en los periódicos tradicionales —tal y como afirma el sociólogo norteamericano Clay Shirky, estudioso de los efectos de internet en la sociedad, “en sus tres años de existencia Wikileaks ha difundido más exclusivas que The Washington Post en treinta”—.

El funcionamiento de Wikileaks destapa el debate sobre la confidencialidad de las fuentes pero sobre todo pone de manifiesto la incapacidad de los medios tradicionales para adaptarse a los nuevos tiempos y por ende la posible instrumentalización de esos medios al servicio de los poderes económicos establecidos.

Assange es detenido el 7 de diciembre de 2010 y para entonces internet está en el centro de la actividad periodística mundial. El País lanza su propia red social de información a través de Eskup, mientras un año más tarde, en julio de 2011, nace Kiosko y Más, el quiosco digital y multiplataforma liderado por Vocento y Grupo Prisa, que comercializa cabeceras de 50 grupos de comunicación que ofrecen más de 700 publicaciones, incluyendo ediciones y suplementos de prensa diaria y revistas.

En España se suceden los proyectos vinculados a la red. Muchos periodistas clásicos abandonan por entonces las redacciones tradicionales para crear nuevos medios digitales. Luis María Ansón monta Elimparcial.com en enero de 2008. En noviembre de 2009 Pablo Sebastián y José Oneto fundan Republica.es. En febrero de  2010 nacen el

periódico de blogs Cuartopoder.es, de la mano del ex periodista de El Mundo Francisco Frechoso,  y Factual.es, con Arcadi Espada a la cabeza, que cierra poco después, en julio de 2010.

El fenómeno ya es imparable. Elplural.es, Extraconfidencial.com, PrNoticias.com, Periodistadigital.es… La red se inunda de medios dirigidos por periodistas de renombre. Pero entre 2012 y 2014 se produce un fenómeno nuevo: el nacimiento de numerosas cooperativas de periodistas que tratan de encontrar una salida a los numerosos despidos que se han venido produciendo en el sector tras el cierre del diario Público y los ERES consecutivos de El Mundo, El País, La Gaceta y otros medios.

Estos periodistas procedentes de tantos naufragios colectivos han creado nuevas cabeceras como Lamarea.com o Mongolia, que a veces combinan la publicación mensual en papel con sus versiones habituales en internet. Otros apuestan por el crowdfunding como medio de financiación. Estos son los casos de Informacionsensible.com y Periodismohumano.com, la web de noticias de ciencia, esMateria.com, nacida en julio de 2012, o publicaciones con productos web y en papel como Yorokobu.es, en funcionamiento desde octubre de 2009, y JotDown.es,  desde mayo 2011. También surgen revistas gratuitas mensuales sólo para tablets como Actualidad7.com, en julio de 2011 o Vis-a-vis.es , en enero 2012.

Según el “Informe Anual de la Profesión Periodística 2013″, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid, el número total de medios y otros proyectos periodísticos lanzados entre 2008 y 2015, entre activos, cerrados y sin actualizar, ha sido de 579, de los que en 2015 permanecen activos 458 y han cerrado o permanecen sin actualizar 121 medios.

En ese periodo los hábitos del público también han cambiado. Frente a la compra leal de un medio impreso en papel se ha impuesto la consulta gratuita de varias cabeceras a través de internet.

Los nuevos medios incorporan nuevos modelos de negocio, que son posibles gracias a los costes reducidos de su puesta en marcha a través de internet y de las nuevas fórmulas de financiación que utilizan.

La revista mensual TintaLibre y el diario digital InfoLibre, cuentan con varios socios que aportan capital, entre ellos editoriales, como el diario digital francés Mediapart y la editorial Edhasa. Además de las cuotas abonadas por los socios, se financia a través de una Sociedad de Amigos, a la que pertenecen figuras del mundo de la cultura como Luis García Montero, Emilio Lledó, Fernando León de Aranoa, El Gran Wyoming, Almudena Grandes, Joaquín Sabina, Pedro Almodóvar o Baltasar Garzón, entre otros.

La estructura accionarial garantiza el control único y exclusivo de la información por parte de los periodistas. Desde su origen, InfoLibre renunció a los así llamados “acuerdos institucionales”, habituales en los grandes medios tradicionales, que resultan opacos para el gran público mediante y mediante los cuales se suelen financiar las grandes empresas a cambio de publicidad  u otros acuerdos.

Sus periodistas proceden de El País  y Público. El ex director adjunto de El País, Javier Valenzuela,  dirige TintaLibre, mientras que el ex director de Público, Jesús Maraña, se encarga de la edición digital. Sus responsables cuentan que el grupo   a principios de 2013  por la necesidad de contar con diarios digitales independientes, junto con la intención de mantener un tipo de revista en papel de reportaje basado en el  periodismo narrativo con la intención de ofrecer historias de calidad bien escritas mediante un periodismo crítico, combativo, progresista e independiente desde el punto de vista económico.

Tras el cierre de Público, la cooperativa MasPúblico, formada por los periodistas despedidos de la edición en papel de Público, recaudó 240.000 euros, a través de  sus propias aportaciones, las de los lectores, y las de los socios del diario, en un intento de hacerse con el proyecto en el concurso de acreedores que finalmente no cuajó, lo que les orientó hacia la creación de un proyecto completamente independiente, que se convirtió en La Marea,  una revista mensual que ofrece reportajes de investigación a través de un mensual en papel y de una edición digital que se actualiza diariamente.

Por su parte, la revista Mongolia es una publicación mensual en tono satírico que en cada número simula el diseño de una publicación diferente. En marzo de 2012 Eduardo Bravo, Darío Adanti, Gonzalo Boye, Eduardo Galán, Fernando Rapa y Jaume Orchirbat publicaron el primer número con un capital de 60.000 euros que consiguieron gracias a la aportación de amigos y conocidos.

Otros medios como el semanal esHora y Diagonal, que se publicada cada quince días en papel funcionan como periódicos al uso aunque no sean diarios. EsHora.es es un semanario en papel que también mantiene una edición digital que nace en 2012 con el objetivo de movilizar a la ciudadanía. Por su parte, Diagonal surge en el 2005 a raíz del movimiento de “no a la guerra” —contra la intervención española en Irak— y las asambleas universitarias convocadas en la Universidad Complutense a favor de la causa.

Todos estos medios tienen en común un posicionamiento político de izquierdas aunque no están vinculados formalmente a ningún partido político. Sus modelos de negocio también son novedosos y a lo largo de su corta existencia algunos de ellos ya han pasado por importantes dificultades económicos. Este es el caso de Diagonal, el más antiguo de estos nuevos medios, que ha pasado por un estado crítico por falta de ingresos.

Para solventarlo llevó a cabo  una campaña de  crowfounding que contó con la colaboración de sus lectores a través de pequeñas aportaciones para el mantenimiento de la edición en papel. El periódico contaba en ese momento con 4.500 suscriptores que pagaban 50 euros al año.

Tanto Diagonal como La Marea. La publicidad de este último, además, procede de organizaciones comprometidas con la sociedad como librerías, el sindicato del comic o escuelas de periodismo, aunque sus ingresos llegan fundamentalmente de las suscripciones y las ventas directas de su versión en papel.

Por su parte, Mongolia asegura su independencia repartiendo las acciones de la empresa de manera que nadie tiene una mayoría ni un control total. Se financia mediante la venta directa en quioscos, con una tirada de unos 20.000 ejemplares al mes.

En lo últimos meses también se han producido otros movimientos importantes en periódicos tradicionales como El País, La Vanguardia o El Mundo, después de sufrir sendos cambios en sus cúpulas directivas. Antonio Caño sustituyó a Javier Moreno en El País, Marius Carol a José Antich en La Vanguardia, mientras Casimiro García Abadillo sustituía al histórico Pedro J, Ramírez al frente de El Mundo.

El cambio más significativo lo protagonizó este último, al salir de El Mundo por las dificultades que el diario encontró a la hora de recibir publicidad institucional en medio de una crisis económica galopante que ya había provocado el despido de numerosos periodistas. Su apuesta fue montar El Español, con una inversión de 18 millones de euros,  liberado de las cargas financieras que representa la edición en papel y con muchos de los periodistas que ya trabajaban con el director en El Mundo.

Durante la presentación del nuevo diario digital en el Palacio de Congresos Municipal sus responsables anunciaron que el proyecto estaría dirigido a satisfacer el consumo de información creciente a través del móvil. Pero los problemas tecnológicos se cebaron desde el principio con el proyecto, del que pronto salieron sus responsables informáticos y una buena parte de los profesionales que sufrieron encontronazos con la dirección y sus principales colaboradores.

El proyecto tampoco acaba de arrancar porque ha sido sistemáticamente marginado en los programas de televisión que por otra parte han dado alas a sus competidores, como colaboradores habituales de formatos como Al rojo vivo o La sexta noche, que difunden las supuestas exclusivas de medios como InfoLibre, a través de su director, Jesús Maraña, eldiario.es, a través de su también, Nacho Escolar, y hasta OKdiario.es, el nuevo diario digital lanzado por Eduardo Inda, que también aparece regularmente en a programa de La Sexta y ha superado con creces la audiencia de El Español, a pesar de contar con una inversión y una redacción muy inferiores.

Esta simbiosis entre los nuevos medios y televisiones como La Sexta o Cuatro —ya que sus matrices, Antena 3 y Telecinco, respectivamente, mantienen líneas editoriales más oficialistas— ha permitido dar a conocer al gran público cabeceras digitales que de otro modo seguramente serían residuales.

En cualquier caso, los cambios en el mundo de la comunicación se han producido de forma paralela a los cambios políticos generados por la irrupción del movimiento de los indignados tras la manifestación simbólica del 15-M que se produjo en Madrid en 2011 y que puso de manifiesto la necesidad de medios de comunicación independientes que admitieran la participación ciudadana para la confección de contenidos hechos a su medida.

Las nuevas tecnologías y el nacimiento de las plataformas informativas mencionadas arriba han terminado por configurar un panorama mediático completamente distinto al que existía diez años atrás, cuando no existían ni Facebook, ni Twitter ni la crisis había provocado aún el derrumbe de los gigantes de la comunicación en España.

BIBLIOGRAFÍA

Leandro Zanoni (2008): El imperio digital. Buenos Aires. Editorial: Carolina Di Bella.

Ramón Salaverría (2009): Cibermedios: El impacto de Internet en los Medios de Comunicación en España. Sevilla, Zamora. Editorial: Comunicación Social.

Revista Mongolia (2013): Papel Mojado: La crisis de la prensa y los fracasos de los periódicos en España. Editorial: Debate.

Mark Briggs (2007): Periodismo 2.0. Texas. Knight Foundation.

Javier Díaz Nozi y Koldo Meso Ayardi (1998). Desarrollo del periodismo electrónico. Información: revista, científica y profesional, diciembre. Consultado en enero de 2016 en:

http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/diciembre/desarrollo_del_periodismo_electronico.html

Jot Down (2015). Nº2, noviembre. El País.

La Marea: (2015) La derecha Pop, nº 32, noviembre. Edita: Maspúblico.

Mongolia (2015): Revista satírica sin mensaje alguno, nº 38, año IV, en noviembre. Edita: Editorial Mong, S.L.

Muñoz, R. (07,2009). La revolución de la prensa digital. www.evocaimagen.com, en julio. Consultado en noviembre de 2015 en

http://www.evocaimagen.com/cuadernos/cuadernos1.pdf

 

APM (2015): medios lanzados por periodistas. En apmadrid.es 17 de febrero. Consultado en noviembre de 2015, en:

http://www.apmadrid.es/noticias/generales/nuevos-medios-lanzados-por-periodistas?Itemid=209

 

Blog 233 grados (2014): The Guardian habla de una ‘revolución’ de los nuevos medios digitales en el sector prensa español. En 233grados.lainformacion.com, 26 de febrero. Consultado en noviembre de 2015:

http://233grados.lainformacion.com/blog/2014/03/the-guardian-habla-de-una-revoluci%C3%B3n-de-los-nuevos-medios-digitales-en-el-sector-prensa-espa%C3%B1ol.html

 

Blog 233 grados (2012): El  paro en el periodismo de se triplicó durante el último año. En 233grados.lainformacion.com el 13 de diciembre. Consultado en enero de 2016 en:

http://233grados.lainformacion.com/blog/2012/12/el-paro-en-el-periodismo-aument%C3%B3-m%C3%A1s-de-un-20-por-ciento-el-%C3%BAltimo-a%C3%B1o.html

 

Blog 233 grados (2014): ¿Cómo son los nuevos medios que se están creando en España?. En 233grados.lainformacion.com, 26 de marzo. Consultado en noviembre de 2015:

http://233grados.lainformacion.com/blog/2014/03/c%C3%B3mo-son-los-nuevos-medios-que-se-est%C3%A1n-creando-en-espa%C3%B1a.html

 

Blog 233 grados (2012): Así es el nacimiento de eldiario.es: En 233grados.lainformacion.com, 17 de septiembre. Consultado en noviembre de 2015:

http://233grados.lainformacion.com/blog/2012/09/as%C3%AD-es-el-nacimiento-de-eldiarioes.html

 

Blog 233 grados (2013): 7 ejemplos de emprendimiento e innovación periodística en #Redada. En 233grados.lainformacion.com, 16 de enero. Consultado en octubre de 2015 en:

http://233grados.lainformacion.com/blog/2013/01/7-ejemplos-de-emprendimiento-e-innovaci%C3%B3n-period%C3%ADstica-en-redada.html

 

El diario.es (2015):  Nace El Español, el nuevo medio de Pedro J. Ramírez. En eldiario.es, 14 octubre. Consultado en octubre de 2015 en:

http://www.eldiario.es/politica/Nace-nuevo-medio-Pedro-Ramirez_0_441306037.html

 

El País (2012): La prensa recuperará con ingresos digitales la caída del papel. En elpaís.com. 13 de junio. Consultado en enero de 2016 en:

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2012/06/13/actualidad/1339577837_317075.html

 

El País (2011): El diario ‘Público’ anuncia un ERE que afectará al 20% de la plantilla. En elpais.com, 7 de septiembre. Consultado en octubre de 2015 en:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/09/07/actualidad/1315346408_850215.html

 

El Español (2015): Invierte en el Español. En el Blog del Español. Consultado en octubre de 2015 en:

http://invierte.elespanol.com/

 

Escolar, I (2009): Público cambia de director. En escolar.net, 13 de enero. Consultado en octubre de 2015 en:

http://escolar.net/MT/archives/2009/01/publico-cambia-de-director.html

 

Europa Press (2012): Cebrián (PRISA) destaca que ‘El Huffington Post’ es “el presente” de los medios de comunicación. En europapress.es, 7 de junio. Consultado en octubre de 2015 en:

http://www.europapress.es/nacional/noticia-cebrian-prisa-destaca-huffington-post-presente-medios-comunicacion-20120607145723.html
Ecoteuve (2015): Eduardo Inda gana a Pedro J. Ramírez el ‘duelo’ de los nuevos digitales. En ecoteuve.eleconomista.es el 16 de diciembre. Consultado en enero de 2016 en:

http://ecoteuve.eleconomista.es/ecoteuve/prensa/noticias/7225523/12/15/Eduardo-Inda-supera-a-Pedro-JRamirez-en-el-duelo-de-los-nuevos-digitales.htm

 

Infoadex (2009): Estudio Infoadex de la inversión publicitaria en España. En infoadex.es, en diciembre. Consultado en diciembre de 2015 en:

http://www.infoadex.es/resumen_estudio_inversiones_infoadex_2012.pdf

 

Mediapart (2015): site d’information indépendant. En mediapart.fr. Consultado en diciembre de 2015 en:

https://www.mediapart.fr/

Muntión, F. El Español (2015): una campaña de crowdfounding de éxito.  En reasonwhy.es. Consultado en octubre de 2015 en:

http://www.reasonwhy.es/reportaje/el-espanol-una-campana-de-crowdfunding-de-exito

 

Salaverria, R (2004): 10 año de la prensa digital en España. En unav.edu. Consultado en noviembre de 2016.

http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/6039/1/Ciberperiodismo%20-%20Diez%20a%C3%B1os%20de%20prensa%20digital%20en%20Espa%C3%B1a.pdf

 

Salaverría, R (2009): ¿Cómo Escribir Para La Prensa Digital? En Mediaccion.doc, julio. Consultado en noviembre de 2015:

http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/5108/1/medoc-0410-02.pdf

 

Salaverría, R (1999): De la pirámide invertida al hipertexto: hacia nuevos estándares de redacción para la prensa digital. En Universidad de Navarra, noviembre. Consultado en diciembre de 2015 en:

http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/5186/4/de_la_piramide_invertida_al_hipertexto.pdf.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

ESCRIBA UN COMENTARIO

Su email no será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

*
*

Reseñas

Destacados

CLAVES


Uses wordpress plugins developed by www.wpdevelop.com